Edipo rey – El destino de Edipo

Edipo nació en el seno de la familia real de Tebas, hijo de Layo y Yocasta. Sin embargo, su trágica historia tiene comienzo incluso antes de su nacimiento. Layo, rey de Tebas recibió un augurio de un gran oráculo que le informaba que si en un futuro engendraba a un niño varón, terminaría matándolo a el mismo una vez creciera como adulto.

El rey se quedó pensando en la situación pero no pudo remediar que su mujer terminase quedándose embarazada. Yocasta y Layo no eran capaces de matar al recién nacido así que decidieron abandonar a su propio hijo en el monte Citerón. Pensaban que moriría pero nada más lejos que la realidad, el pequeño Edipo fue encontrado por otra familia que lo cuidó, crió y le dio el nombre.

La triste historia de Edipo Rey

Edipo creció y empezó a escuchar rumores sobre su origen. Desconfiaba de si realmente era hijo de sus padres. Así que acudió a un Oráculo, el de la ciudad de Delfos a ver si podía darle algo de información. El oráculo le confió lo siguiente: mataría a su padre y se encamaría con su madre. Edipo se asustó y decidió abandonar la ciudad para no regresar nunca ni encontrarse con sus padres.

Por el sendero se encontró con dos hombres a caballo, le ordenaban que se apartase. Edipo se negó a lo que un hombre decidió matar al caballo de Edipo, seguro que así se apartaba. El propio Edipo enfureció y asesinó a los dos caballeros. Ignorando los pronósticos del Oráculo claro, ya que uno de esos hombres era su padre Layo, rey de Tebas.

Edipo no paró ni un segundo, siguiendo su propio sendero se cruzó con una esfinge. Un gran monstruo que te prohibe el paso a no ser que aciertes alguno de sus acertijos. Edipo los resolvió sin problemas venciendo de este modo a la esfinge, el monstruo se suicidó y a Edipo lo premiaron con la anhelada corona del reino de Tebas. Edipo Rey se desposó con la viuda Yocasta, su madre biológica, pero ninguno de los dos lo sabía.

Tuvieron tres hermosos hijos pero tras llegar el último y cuarto hijo una cruel plaga se apoderó de la ciudad. El pueblo pensaba que la oscuridad llegó a la ciudad de la mano del asesino de Layo, que aún no había pagado por sus crímenes. Y nadie sabía de que se trataba de Edipo, claro.

Edipo se prometió terminar con ese asesino, sin saber que realmente fue el quien asesinó a su antiguo rey y padre. Edipo acudió de nuevo a un adivino y oráculo llamado Tiresias. Fue el quien por fin le abrió los ojos y le mostró que el realmente era hijo de Layo y Yocasta. Que asesinó a su padre y había engendrado cuatro hijos con su propia madre.

Yocasta conoció la noticia a los pocos días y terminó suicidándose. Edipo se arrancó los ojos con unos botones del traje de su reina y madre.

Edipo rey – El destino de Edipo
5 (100%) 3 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *