Mito Griego de Pegaso

En los mitos griegos existen diversas leyendas cuyos protagonistas son hombres, titanes, semidioses o dioses. Sin embargo existen mitos basados en otros tipos de seres como en el caso de Pegaso. Sin más dilación os dejamos con este estupendo mito griego para niños que también encantará a adultos.

Cuenta el mito que Pegaso era un caballo de color blanco impecable que podía volar utilizando sus alas. Este peculiar caballo nació producto de la sangre derramada por su madre Medusa después de ser decapitada por Perseo.

Cuando Pegaso estaba en su etapa adulta, se encaminó al Olimpo en busca de Zeus. Éste, maravillado por la hermosura y valentía del corcel decidió convertirlo en su caballo y de esa manera logro permanecer en el Olimpo.

Tiempo después Zeus ordenó a Pegaso que acompañase a Belerofonte a una batalla en la que se enfrentaría a la quimera, un monstruo hibrido hija de Tifón y de Equidna. Esta béstia causaba terror ya que contaba con más de dos cabezas, siendo la cabeza de león y cabra las más llamativas. La batalla estuvo reñida pero gracias al corcel y las habilidades del guerrero Belerofonte lograron obtener la victoria.

Belerofonte disfrutó de grandes hazañas al lado de Pegaso y sólo con eso se creía quizá dueño de el, intentó montarlo varias veces e incluso obligó a Pegaso a llevarlo al Olimpo para hacerlo un dios. Zeus no estaba muy de acuerd y al presenciar esto hizo que un insecto se posara sobre el lomo de Pegaso, haciendo que este se sacudiera y dejara caer a Belerofonte, dejándolo lisiado por el resto de su vida como castigo por tanta osadía.

Después de este suceso, Pegaso volvió al Olimpo y residió tranquilamente ahí durante muchos años hasta que Zeus decidió convertirlo en una constelación con el fin de que este viviera para siempre.

Mito Griego de Pegaso
4.1 (82.12%) 358 vote[s]